Somos eslabón de una cadena

En los inicios de este blog, empecé lo que pretendía ser un pequeño resumen de consignas campamentales, tan viejas que de viejas son eternas, y por eternas, actualísimas. No está de más volver a ese camino de lo perenne. De doctrinas y espacios caducos vamos bien servidos.

El hombre en su maravillosa dignidad es no sólo un ser social, o un ser racional, sino también y en lugar privilegiado, un ser histórico. El hombre es presente pero es también pasado y puede ser el futuro que tenga a bien en el legítimo ejercicio de su libertad. El hombre, en fin, es también futuro. El hombre es un ser histórico, un ser que se hace en la historia. El hombre es siempre herederocausante de herencias.

Para muchos, y no sin razón, ese sustancial carácter histórico del hombre deviene lo esencial de su dignidad. El hombre se sabe así heredero de una historia y responsable de dejar a los que le puedan suceder un mundo mejor. Sólo el hombre que se sabe eslabón de una cadena puede responder a las exigencias de su naturaleza.

El hombre ensoberbecido que se siente ajeno a su familia, a su municipio, a su empresa, a su patria; el hombre encanallado que se considera el fin de la historia es incapaz de advertir su esencial responsabilidad como administrador o depositario de un pasado que se nos entrega para ser futuro.

Sólo desde esa concepción del hombre como ser histórico, fiduciario, que recibe una herencia y está obligado a entregarla a sus sucesores, mejorada, puede entenderse la concepción social de la vida económica, la responsabilidad social corporativa, la protección de la vida humana y de la familia, la defensa y protección del medio ambiente, de las identidades nacionales, de las culturas, del folklore, de las tradiciones.

El hombre que no se sabe eslabón de una cadena acaba creyéndose que el mundo empezó en él y terminará en él. Por eso es glotón, intolerante, abusivo, incoherente, desleal, tiránico como un niño mal criado.

Somos eslabones de una maravillosa cadena y en eso reside nuestra dignidad de catalanes, españoles, europeos. la-creacion

Jesús de Nazaret, de Benedicto XVI

Etiquetas

, ,

Ediciones Encuentro editó ya en el año 2011 esta Vida de Jesucristo, en dos volúmenes, con gran calidad y riqueza informativa. No es una Vida de Jesús de Nazaret al uso, pues es una obra del entonces Santo Padre, Benedicto XVI- que sin embargo no forma parte del Magisterio  – y  a la vez es obra de Joseph Ratzinger, más que sobresaliente teólogo del siglo XX (la portada anuncia así dos veces al autor). Recién termino, a las faldas del Pirineo catalán, el segundo volumen: desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección.

No recuerdo cuándo leí el primer volumen. Quizás al tiempo de su primera edición. Lectura más que recomendable para cualquier lector bienintencionado que quiera conocer la persona de Jesús de Nazaret, o para quien quiera profundizar en su formación cristiana, o incluso aquél que desee argumentos para combatir o defenderse de teorías y propuestas teológicas que no destacan sino por su falta de rigor y su embelesamiento formal.

contentLo mejor del libro es que más allá de la proyección periodística del Papa Francisco en relación con el Papa Benedicto XVI, o mejor dicho de la proyección que al discurso papal se da en la prensa (en ocasiones tergiversación; en otras, amplificación; casi siempre, manipulación); más allá del distinto tono, ritmo y melodía de las palabras de uno y otro, de su lectura resuena la firmeza y rotundidad de la sucesión, la tradición, el magisterio: la unidad de doctrina: no hay sino un sólo Jesús de Nazaret.

Los dos Pontífices resumen lo que dijo el santo: doctrina de teólogos y piedad de niños.

Buena  lectura!!!

Los milagros de la vida, de Stefan Zweig

Etiquetas

, , ,

Hay pocas cosas que causen tanta desazón como terminar la lectura de un buen libro: especialmente uno de esos libros que atrapa o entusiasma; sobre todo si se trata de una novela pues en tal caso es la vida misma de los personajes, ¡los personajes mismos!, quienes nos atrapan; y entonces acabar el libro es como cuando uno despide a un buen amigo para mucho tiempo.

Cuando el libro no merece un disgusto, en realidad, terminarlo es un alivio, y en ocasiones, no terminarlo es lo que procede.

Con Zweig nunca sucede esto último pues logra, con su estilo parsimonioso, delicado, sencillo, dulce, un constante crecimiento de la historia y de sus personajes, que convierte el final de sus novelas en la mejor parte. Triste. Muy triste. En el caso de Los milagros de la vida, que esta mañana he terminado, un final desolador.

9788415277019

Portada

O yo no recuerdo ya todas las novelas de Zweig que he podido leer – apuntadas en este blog muchas de ellas – o realmente éste es el final más dramático de todos. Amberes en llamas. Amberes católica en llamas por la rebelión protestante. Arde la iglesia, arden las pinturas, arde la vida misma. Amberes arde tras la marcha del príncipe de Orange bajo las llamas que enarbolan protestantes, prostitutas, malhechores…después de una novela corta de poco más de 120 páginas, editada en bolsillo por Editorial Acantilado. Arde Amberes la católica después de que una muchacha judía refugiada de un progrom conozca el Amor y la redención por la Vida, tras hacer de modelo a un viejo pintor católico que busca la inspiración para pintar a la Madonna, con su Niño en brazos; un cuadro que cobra Vida, y produce el milagro.

Deliciosa novela, como siempre en Zweig, dominada por el personaje femenino, auténtico protagonista; llena de pasión, de Amor, y en este caso, de un no escondido catolicismo, muy universal y muy europeo, y muy mariano, que nos evoca aquella Europa que fue y que no hemos conocido, y que difícilmente conoceremos mientras prefiramos una Europa de los mercaderes a una Europa de las virtudes.

Así, en la página 104 inicia Zweig el incendio de Amberes diciendo: “los días de verano trajeron al fin su flor más radiante, la festividad de la Virgen María, el día más hermoso en Flandes”. Una auténtica delicia.

Tal día como hoy: 12 de marzo.

Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Es un ejercicio saludable intelectualmente ése de acudir al típico resumen de efemérides y acontecimientos. Puede hacerse cualquier día. Se conoce así que, tras unos cuantos miles de años del hombre en la tierra, todos los días, pueden ser reconocidos por acontecimientos realmente históricos. Hoy, 12 de marzo. Podría haber escogido el 16 de septiembre, o el 16 de octubre, o el 27 de diciembre, o quizás el 24 de noviembre, el 28 de enero, el 30 de marzo, o el 15 de agosto.

Tal día como hoy, Pedro IV de Aragón funda  la Universidad Sertoriana de Huesca. En la mayor parte del orbe ni se conocía el concepto. En 1535, un 12 de marzo también, el capitán Francisco Pacheco funda la ciudad de Puerto Viejo, según se dice, la primera que se erigió en la costa de Ecuador. Mucho más importante es que un 12 de marzo de 1622 San Ignacio de Loyola es declarado santo por la Iglesia. Encomiendo a la Compañía y a su fidelidad al fundador.

Sólo tres (exactamente tres) pinceladas de la huella de España en el mundo. Por aquello de buscar razones para ser y sentirse orgulloso de ser español. Iphone 049

Pero es que un 12 de marzo de 1806 al parecer, se iza por primera vez la bandera de Venezuela, cosa que dedico a mis muy queridos amigos venezolanos que viven en España y comparten conmigo alegrías, sobre todo alegrías. 27 años más tarde Espoz y Mina y Zumalacárregui combatían en la Primera Guerra Carlista.

En el mismo día del 1928, en California se rompe la presa de San Francisco muriendo 7.000 personas, y dos años más tarde, Gandhi conduce la Marcha de la Sal; y diez más tarde, Alemania se anexionaba Austria, y al año siguiente se coronaba Pío XII.

En 1971 Hafez al-Assad es elegido jefe del Estado de Siria…fíjense Ustedes la de bombas que han llovido desde entonces en aquellas tierras; y luego quince años después – aquí ya tengo recuerdos personales – los españoles votaron sí en referéndum a la entrada de España en la OTAN, aunque de entrada era NO.

Fue el primero de esos referéndums que carga el diablo,  y que igual te meten en un Tratado militar contra el comunismo cuando te has pasado años rajando del capitalismo, que igual te sacan de la Unión Europea cuando te has pasado años metiendo tu idioma en la Unión Europea.

Moraleja: Cada día tiene su afán, y los referéndums, ni para elegir el color de las guirnaldas.

Mi contribución a las efemérides: el 12 de marzo es el día de antes del 13, que es San Rodrigo, que fue mártir en la reconquista, y es el nombre de mi tercer hijo, sí, aquel al que dediqué una entrada en este blog. A él van mis cariños, a él y a sus hermanos.

Virtudes del político: la búsqueda de la Belleza; a propósito de la corrupción

Etiquetas

, , ,

No pretende esto ser el inicio de un Manual para políticos, sino más bien un ejercicio de meditación escrita y pública, casi universal con esto de la red global de Internet; una reflexión a modo de lanzada. Se dice que la política es el arte de lo posible. Otros, que juegan a paradójico chestertoniano, podrían decir que, precisamente la política es el arte de lo imposible.

Para mi admirado Carl Schmitt lo político era lo propio del “enemigo” o “adversario”. El concepto de lo político presupone el enfrentamiento: la política es así el arte de vencer al adversario considerándolo enemigo – esto la mitad del arco parlamentario  lo sigue a rajatabla.

Cuando se habla del político se le presuponen, o exigen, o piden virtudes como la prudencia o la justicia en la gestión del Bien Común. Para mí, la política debe ser la expresión práctica, social, pública de uno o más principios morales. La política es, así, expresión, manifestación. La política no es, por tanto, sólo ética sino una manifestación esencial de lo estético: al político ha de exigírsele la búsqueda de la belleza permanente, permanentemente.

No fue bello el Gulag, ni las chekas, ni son bellas las pintadas de odio en las paredes de las iglesias, ni tiene belleza la cobardía, la impudicia o la traición. No son bellas las imágenes de refugiados huyendo de sus patrias, ni bello es el hombre que pide en la calle al no tener trabajo.

Políticos del mundo…No busquen el consenso, ni alcanzar mayorías, que son una forma de tiranía…busquen la Belleza. Lo demás se dará por añadidura.Lo agradeceremos.

 

Inauguration Day. Qué bueno que lo dijiste…

Etiquetas

, , ,

Que no te lo cuenten. Que no te digan…es que Trump dice…es que ha dicho que…es que ha anunciado que…que no te lo cuenten.

Son quince minutos, no más. Y en realidad seguro que discutiríamos palabras, gestos, oraciones completas, o ideas que pueden poner nerviosos a más de uno. Pero todo eso da igual. Lo relevante es la novedad: y la belleza de todo aquello que a muchos les suena a antiguo.

Seguro que no has oído estas cosas de ningún político en España. Si tienes menos de 30 años en ningún caso lo has hecho. Nadie te había hablado de patriotismo, de defensa del trabajador y de las empresas propias, nadie te habló jamás de defender lo tuyo, de querer primero al que bajo tu techo sueña y piensa como tú. Nadie te habló de que si amas lo tuyo y te sientes orgulloso de lo tuyo, sólo en ese caso, serás capaz de amar y entregarte al otro. Nadie te contó hasta ahora que diluirte en la inmensidad del cero es devenir un cero.

Si tienes más de 40 años quizás algún profesor, o tus padres, o un tío, o un joven mando en un campamento te llenó el cuerpo y el alma de ideas y ensoñaciones.

Que no te lo cuenten. No voy a discutir ( o sí, pero no hoy ni ahora), punto por punto, palabra por palabra, gesto por gesto, oración por oración. Sólo te digo que efectivamente este discurso es nuevo…tiene la novedad de lo antiguo. El lema de este blog. Donald dice cosas viejas que emocionan a los jóvenes.

Los viejos del 68 se horrorizan. Los jóvenes sonríen y se dicen…sí, eso me gusta.

Toca aquí….Inauguration Day. 20 de enero. Discurso. Muchos se remueven en sus asientos. 

El Lazarillo de Tormes, Anónimo

Etiquetas

, , , , , , ,

He empezado a escribir esta entrada…las palabras fluían…“Sí, Anónimo. Supongo que alguno habrá que con la convicción del ignorante proclamará que el autor de El Lazarillo nació en Organyà o en Gòssol y que en realidad el Lazarillo era el Llàtzer de Tormos…”. De repente, pienso que quizás la realidad supera a la ficción. Entro en la “viquipèdia”, homenaje a la estulticia, y….¡veo que sí!. Ese tipo horrendo, pseudohistoriador, manipulador, mentiroso a destajo, creador de fábulas, que se dice Jordi Bilbeny, ha sostenido (y con él algún que otro sujeto al que debería aplicarse ex officio por el ministerio público un precioso precepto del código civil, el doscientos exactamente) que el Lazarillo fue escrito en catalán y luego traducido al español.

Como broma de tarde de domingo vale. Como ejemplo de hasta donde puede llegar el resquemor, el odio y el resentimiento igualitarista, vale. Pero nada más.

71gpo3g99flLo cierto es que he disfrutado releyendo el “Lazarillo”, nuestro Lazarillo, esa pequeña novelita, autobiografiada, que todos leímos de pequeños. Recordar al cura avariento, al ciego de las uvas. Hace ya meses les traje esa extraordinaria colección “Biblioteca Clásica de la Real Academia Española” publicada por el Círculo de Lectores, con el mecenazgo cultural de “Obra Social “La Caixa” y la dirección intelectual de la misma Real Academia Española. La edición del Lazarillo resulta abrumadora. El estudio crítico de Don Francisco Rico multiplica por tres la dicción literal de la obra, colocándonos en la verdadera magnitud histórica y artística de un texto que se nos aparece como la primera novela realista, una auténtica obra maestra de la literatura universal. Y da igual que el autor sea de Tormes, de Salamanca, de Toledo, Ávila o Tarragona.

Dime de qué presumes y te diré de qué padeces…

 

Los (des) controlados de Company, de Javier Barraycoa

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

 (Resumenpresentacion libro de Javier Barraycoa en 13.12.2016, Barcelona. Ante un auditorio repleto, y entusiasmado)

“Si Ustedes han tenido a bien adquirir ya, incluso antes de acceder a esta sala, la obra objeto de presentación: “Los (des)controlados de Companys”, con subtítulo el genocidio catalán, julio 1936-mayo 1937, y leen con atención la solapa interior de la portada, y la contraportada, aligeran mis obligaciones y me liberan de la presentación.

 Por un lado, tendrán ustedes una mínima pero suficiente reseña biográfica del autor, sociólogo y politólogo, y una enumeración de sus obras literarias anteriores. Por otro lado, tendrán una acertadísima recensión de la obra, entiendo, de la editorial, en la contraportada, que resumen el contenido y fines de esta obra.
Punto y final.  

 Porque si en tiempos de la República no eran precisos “párrafos de gracias” sino más que suficiente un “simplemente gracias”; no estamos tampoco nosotros en tiempos de literatura barroca y florilegios estupendísimos, sino que nos ha tocado vivir, a los que somos siquiera parcialmente conscientes de ello, tiempos revolucionarios, tiempos de reciedumbre, de certera síntesis, de prosa clásica y verso corto.

 De Javier, amigo, aquí presente, no han de importarnos, por tanto, ni sus méritos académicos, ni sus títulos profesionales, ni sus obras publicadas; ni siquiera las que habrá de publicar. De Javier, amigo, aquí presente, nos ha de importar que es un alma buena, en un cuerpo robusto, entregado en unidad de vida, a una causa noble. Javier es así ejemplo e inspiración, acicate, motor y vanguardia de unas ideas, de unos sentimientos, de una convicciones profundas hoy cercenadas en el marasmo diario.

 Los descontrolados de Companys es un libro aclarador, desmitificador de la figura política de Companys, y muy especialmente, del período que discurre desde el 19 de julio de 1936 hasta los sucesos de mayo de 1937, que Javier, amigo, aquí presente, retrata como una época del terror.
Ciertamente el trabajo de Javier es encomiable.

 Se trata de una obra sincera en sus objetivos: a) deshacer el mito, o refutar una tesis historiográfica; b) intentar adentrarse en la psicología del personaje.

Se diría que es obra de sociólogo pues se adentra en la historiografía, incluso, acompañando al libro una extensa bibliografía y 4 anexos de documentación. Tiene capítulos propios de politólogo y sociólogo como el dedicado a exponer la génesis y fundamento del terror revolucionario como herramienta política, como programa o ideología en sí misma considerado. Tiene otros de obra psicológica intentando desentrañar al sujeto protagonista, Companys, Presidente de la Generalitat, convertido en dictator plenipotenciario con el apoyo del elemento anarquista, que aprovechó para imponer su poder, separarse de los elementos contrarios en la ERC, desembarazarse de su pasado pequeño burgués y, en fin, mantenerse en el poder.

 Se reclama asimismo, con todo el derecho, como una búsqueda de la Verdad, fiel a su vocación tomista, entendida como la adecuación de la cosa y el entendimiento.
Verdad que sólo se halla en el amor, pues no hay verdad sin caridad y no hay caridad sino en la verdad, como nos descubrió el Santo Padre en iluminadora encíclica.  

 Es una refutación de las tesis resumidas en la página 54 del libro.

 Companys no sale ni mucho ni poco mal parado; al contrario, lo que es una muestra de la humildad y caridad del autor. Por ejemplo, se retrata especialmente los momentos finales de su muerte, en que parece reencontrarse con el fervor religioso.

 Los descontrolados, las milicias anarquistas, las Patrullas de Control, la preparación de la sublevación meses antes por la CNT-FAI, el golpe estalinista del 37, las checas, y los barcos prisión, el odio religioso, la persecución y la ferocidad anarquista se relatan con claridad y precisión quirúrgica; y del mismo modo que Stalin era responsable de lo sucedido en cualquier punto del Archipiélago Gulag aun cuando el mismo fuera un universo inabarcable en sí mismo, Barraycoa demuestra que es inadmisible la tesis de que Companys no sabía lo que sucedía en las calles de Cataluña.

 Memoria de los muertos, asesinados dos veces. Es estremecedor el panteón literario recogido en el Anexo IV. Los asesinamos, claro, cuando los ocultamos, escondemos o vilipendiamos.
(…)

Sí que me gustaría, aprovechando la oportunidad que me ofrece Javier, recuperar una idea que expuse ya hace unos meses en una amigable charla ante unas cuantas decenas de jóvenes, a propósito de lo político.

Si examinamos con cierta profundidad y comparamos la realidad de aquella España y esta España, de aquella Cataluña y esta Cataluña, del socialista de aquellos tiempos y del socialista actual, del anarquista del 36 y del anarquista actual (que dicen que los hay), del derechista de aquellos tiempos, por decir, de Renovación Española o de la Lliga Regionalista, y del derechista de hoy, que no lo hay,…y lo analizamos con seriedad, la diferencia más relevante, lo verdaderamente determinante es la desaparición total del debate político, de la expresión pública, de la cosmovisión de uno y otro, de Dios.

Sostengo que lo verdaderamente característico de los llamados regímenes constitucionales liberales modernos es la derogación jurídica, social, política y moral de la existencia de Dios. Lo que en Kant y Hegel era metafísica y en Marx fue cientificismo, en Nietzsche devino profecía (recuerdan su “Dios ha muerto”) y el capitalismo moderno lo ha convertido en una realidad: es posible vivir sin Dios, es útil vivir sin Dios, es valioso vivir sin Dios, es bueno vivir sin Dios. Posibilismo, utilidad y doctrina del valor, que ha devenido, como señalaba Schmitt, en la doctrina del más fuerte.

Dios ha desaparecido del debate político, social y económico. Incluso en plena crisis económico-financiera a ningún político se le ha ocurrido preguntar en voz alta…¿y Dios qué pensará de todo esto? ¿Dios qué piensa del bono basura, de las subprime, del SMI? ¿Y qué piensa del fraude fiscal, de la productividad, o de que a alguna lumbrera se le ocurra trasladar por mor de la productividad sacrosanta la fiesta de la Purísima Concepción?
(…)

En aquella España, en aquella Cataluña del terror anarquista, en la Cataluña de los descontrolados de Companys, desde el joven anarquista que acometía con los ojos henchidos en sangre hasta el seminarista abatido en una zanja, la monja violentada o el notario de misa de nueve; desde el sindicalista del puerto al fiel masover, desde el catedrático de instituto formado en la Institución libre de enseñanza hasta el padre de familia numerosa, acometían, lloraban, reían, o morían pensando en Dios. Podían amarle u odiarle, venerarle o vilipendiarle, obedecerle o combatirle, seguirle o negarle, pero toda la existencia del hombre mismo estaba inmersa en Dios.

En cambio, en nuestra Cataluña, en nuestra España, Dios fue expulsado del BOE el 27 de diciembre de 1978 y a partir de ahí, se ha producido un amplio, programado, e indiscutido proceso de derogación jurídica, política, económica, social y moral de la existencia de Dios. ¡Y cuidado! No estoy hablando de tal o cual doctrina o de tal o cual exposición de artículos de fe; estoy hablando de la derogación de un concepto espiritual de Hombre, que vive enraizado en su tierra pero mirando al cielo; empeñando su vida en la tierra y su esperanza en el cielo. Ahora tenemos un hombre sin cielo y sin tierra, sin raíz y sin flores. Aquel trabajaba para vivir y amar. Este no ama y no vive,  y no siempre trabaja…solo consume.

(Resumen de la presentación del libro realizado en Barcelona, el 12 de diciembre de 2016)

El sobrino del mago, de C.S. Lewis

Etiquetas

, , , , ,

La pobreza cultural de uno mismo es directamente proporcional a la inabarcable grandeza del Hombre para crear Cultura. En lo que aquí afecta, cultura literaria. ¡Son tantos los autores geniales que uno ha dejado pasar en su adolescencia…que resulta imposible llevar la cuenta! Aunque quizás podría pensarse que Dios esperó a que dejara de creerme un adulto cumplidor y responsable y me viera humildemente como lo que soy (un niño pequeño agitado y perezoso) para regalarme la posibilidad de descubrir, ya talludito, a ese parnaso inglés de las letras de finales del XIX y primera mitad del pasado siglo: de Chesterton a Tolkien pasando por C.S.Lewis, el último en traer aquí.

Seguro que a Jack, como se conocía a C.S.Lewis, compañero de club literario del creador del Hobbit, no le importaría que sus Digory, Polly, y Tío Andrew hayan sustituido a Frodo, Legolas o Aragorn en las aventuras de duermevela de mis hijos. 

Como otrora con el Hobbit -tiempos en que mi voz aguda emocionada a veces cansada ultrapasaba en notas y confidencias los límites del pequeño cuarto de lectura -, ahora la oración de la noche ha sido acompañada de la lectura coral de este El sobrino del mago, primer libro de la saga de Las Crónicas de Narnia, famosa por aquello de haber sido llevados al cine algunos de los libros posteriores.

Una sorpresa conocer el origen del armario ropero y de la bruja del Norte, y por qué Narnia llama a los hombres Hijos de Adán. Una novela corta, de corte medievalista, que bebe de los ensueños, de la metáfora Cristiana y de una filosofía que podríamos simplemente llamar humanista, en lo que tiene de respeto al hombre, a su dignidad y a su trascendencia. 

Con razón es considerado un autor cristiano. Sin dificultad vemos en la canción creadora de Aslan, ese Logos, que es Palabra, y Verbo y que era en el Principio. 

Viva Narnia! Vivan las lecturas y las confidencias! Y vivan los ratos de ensoñación y duermevela…!

Presentación nuevo libro de Javier Barraycoa, 13 de diciembre a las 20 h.

Etiquetas

, , , ,

Esta mañana en la radio – perdonen mi ignorancia – he oído a D. Ignacio Camacho uno de esos nuevos vocablos que encierran conceptos horrendos, que sólo los que viven en la progredumbre universitaria conocen y difunden: la postverdad. Al parecer, vivimos, pretende la intelectualidad postmoderna que vivimos en el tiempo de la postverdad, que es como decir en términos tolkinianos que vivimos en el tiempo del Orco.

A la ilustracción y el inmanentismo le siguió la filosofía de la sospecha de los Freud, Nietzsche y Marx, y luego la deconstrucción cultural…ahora que se sienten ya vencedores, y que han destruido la Verdad como concepto y como realidad…es preciso sustituirlo por la postverdad. La idea tiene para muchas meditaciones y unas cuantas pintadas en los muros de las prisiones.

¡Qué mejor modo de rehacerse de tanta miseria intelectual que escuchar a D. Javier Barraycoa en la presentación de su último libro: Los (des)controlados de Companys!!!!

Un libro escrito por un valiente. Eso ya es suficiente. Y si encima es intelectualmente honrado, el “cocktail” resulta apetecible. Se trata de saborearlo…luego ya dirás si te gusta más o menos…Ven y pruébalo!!! Hotel Catalonia Plaça Catalunya, c/Bergara 11 de Barcelona. Próximo día 13 a las 20 h.- invitacion-presentacion-libro-comapnys2