Mejora del sistema hospitalario

Etiquetas

, ,

58. Establecimiento de un Sistema de Compras centralizado, mediante el uso de Internet, que permita optimizar la eficiencia y la garantizar la transparencia de las decisiones económicas. Análisis de la suficiencia de los medios y dotaciones de los hospitales. 

La Ley 14/1986, de 25 de abril General de Sanidad y la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del sistema nacional de salud dibujan un Sistema Nacional de Salud donde la Administración del Estado sólo se reserva las bases y coordinación de la sanidad; la llamada sanidad exterior y la política del medicamento además de la gestión sanitaria en Ceuta y Melilla; correspondiendo a las Comunidades Autónomas la responsabilidad y competencia fundamental en la gestión del servicio público.

Cada comunidad autónoma cuenta con un Servicio de Salud, que es la es- tructura administrativa y de gestión que integra todos los centros, servicios y establecimientos de la propia comunidad, diputaciones, ayuntamientos y cualesquiera otras administraciones territoriales intracomunitarias.

Dicho modelo en modo alguno es exigido por la Constitución sino que fueron las sucesivas cesiones competenciales de los gobiernos socialistas y populares las que lo han hecho posible.

Indiscutiblemente nuestro sistema nacional de salud es extraordinario, y es la herencia recibida de tantos y tantos profesionales que con su labor encomiable nos han entregado una asistencia sanitaria – y especialmente hospitalaria – de altísimo nivel; pero en ningún caso debido a la descentralización en las Comunidades Autónomas. Obvio es que la primera consideración a hacer es que nos negamos a ser la generación que puso en riesgo o directamente derrumbó nuestro sistema sanitario.  

Son numerosas las deficiencias denunciadas por los profesionales en el sistema, y en su mayor parte, son debidas a la autonomía con que operan los 17 sistemas regionales de salud, a la ausencia de competencias eficaces del Estado y a la inexistencia de medios coactivos del Estado para imponerlas. Veamos algunas:

. Obligación de acudir al hospital asignado por la Comunidad Autónoma en aunque haya uno más cercano o mejor dotado para un determinado acto médico pero perteneciente a otra Comunidad, lo cual determina que solo aquellos que disponen de capacidad económica puedan optar a la mejor protección.

. Grandes diferencias en los programas y planes de actuación de las Comunidades, que redunda en la calidad de la asistencia.

. La crisis económica que pasó España – y se avecina según todos los indicadores una nueva – demostró la ineficiencia económica del sistema ya que el sistema sanitario es reo de las decisiones arbitrarias de los políticos separatistas; provocando que los fondos que debieran ser asignados a la sanidad o al pago farmacéutico, se asignen a destruir la Nación; haciendo reos a todos los residentes del nacionalismo.

. El cambio de régimen producido en Andalucía ha aflorado actuaciones no ya arbitrarias sino quasidelictivas en la gestión y resolución de las listas de espera.

En pocos ámbitos como el sanitario se hace más evidente el carácter ineficaz, ineficiente e insolidario del régimen autonómico. En tanto no se procede a la recentralización de la competencia, procede ponerse manos a la obra y alcanzar objetivos análogos para:

A) Establecer un sistema de gestión unitaria de la Sanidad.

B) Una Central de Compras unitaria y obligatoria a todas las CCAA que permitiría reducción de costes por economía de escala y eficiencia en la gestión; atendiendo en cada caso al municipio, provincia o centro asistencial con necesidades más acuciasteis.

C) Equiparación por Ley de la cobertura asistencia en toda España y para todos los españoles; con libertad de elección de centro hospitalario.

D) Tarjeta Sanitaria única y registro personal sanitario único y centralizado que permita el traslado de los españoles por el territorio, temporal o permanente, sin riesgo para la cobertura.

E) Homogeneización de los productos sanitarios y farmacéuticos en busca, no sólo de la eficacia y reducción de costes, sino de la excelencia en su uso por el personal sanitario.

F) Permitirá afrontar (porque juntos somos más) Planes eficaces en materias sensibles como la lucha contra el Alzheimer, la prevención del suicidio, o las campañas de vacunación a niños y ancianos.

G) Indiscutiblemente, ello dará lugar a estándares de calidad comunes a todos el Sistema Nacional, lo cual afecta a la igualdad entre españoles, al control previo y a la auditoría posterior.

Gracias de nuevo a todos por encomendar

Etiquetas

,

Este blog es como el Guadiana…aparece y desaparece, casi sin dejar rastro de su presencia. De nuevo estoy aquí, y como siempre, con una palabra de agradecimiento a tantos lectores y amigos.

El pasado 29 de junio les pedía que encomendasen por una persona muy cercana a mí, que había sido diagnosticada de un cáncer. Pues bien, tras los meses de dura zozobra y de combate contra la enfermedad  – o mejor dicho, de combate contra los efectos de la quimio y radioterapia -, hace unas pocas semanas recibimos la feliz noticia de que el tumor había remitido.

img_efreire_20190406-103159_imagenes_lv_terceros_cancer_pancreas-kykE-U471845390040n0E-992x558@LaVanguardia-WebLaus Deo. Siempre, aunque el resultado no hubiera sido tan satisfactorio. Gracias a los médicos y personal sanitario del Hospital del Mar y Clínica Corachán por su atención y cariño; y a todos los que rezaron por su curación.

¡Seguimos vivos, como decía la canción! Yo doy muchas gracias a Dios; y aprovecho para recordar y encomendar a todos los que hoy mismo, en cualquier hospital o clínica de España se baten en un duelo a muerte con esa sombra maldita.

Empezar la casa por el tejado

Etiquetas

, , , ,

Anocheció. Pasa uno de los últimos trenes del día con un ruido estruendoso. Al alejarse vuelve a sonar la noche. Al fondo, el rumor de las olas, que es esa melodía sorda de mis veraneos. Siguen golpeando como el año pasado, y como hace cien y mil, y cien mil, y quién sabe cuántos años.

Sólo tienen valor las cosas que perduran en el tiempo. Hace cien mil años no estaba yo, ni el tren de pasajeros, ni los bares de las playas, ni los edificios horrendos en primera línea, ni los adolescentes mal vestidos y desgarbados que merodean en el paseo. Hace cien mil años sí estaban las olas, el mar, la playa, las estrellas, la noche. Y el Hombre, quizás.

No soy arquitecto; pero de siempre se me dijo que la casa se empieza por los cimientos y no por el tejado. Y quizás es cierto, pero no completa ni universalmente verdadero. Es lo que le pasa a la Ciencia, que adquiere determinadas certezas que luego la prensa las convierte en verdades, sin serlo; hasta que viene un Premio Nobel y destroza cuarenta años de cátedras universitarias con su teoría novedosa, que la prensa convierte en verdad irrefutable; a la espera de ser refutada cualquier día de estos. Vamos, un incordio. Eso, la ciencia cuando se pone a filosofar y a buscar verdades, es un incordio. Además, nadie es feliz por las certezas de un Premio Nobel. La gente es feliz cuando ama y es amada. Por eso no me gusta nada Greta Thunberg, y la considero una impostora: porque no ama; se dedica a viajar a cuerpo de rey pegando broncas a diestro y siniestro – más bien solo a diestro – paseando por el mundo con un par de certezas perfectamente refutables; y culpándonos personalmente de que el 90% del plástico en los océanos sea tirado por asiáticos y africanos.

Tengo para mí que las cosas grandes, las cosas que realmente importan, lo que verdaderamente es esencial, no se empieza por los cimientos, sino por el tejado. Más bien, que las cosas grandes que realmente importan son el tejado mismo.

El lector habitual de este blog, que debe haberlo, o al menos quien me acompaña desde los inicios del puro anonimato, sabe que estoy metido en un combate conmigo mismo y con mi circunstancia, para hacerme mejor y hacer mejor a mi circunstancia; todo ello en honor al circunstancial maestro.

La meditación de hoy entre arena, olas, sal y niños, la intuición sobrevenida es ésta: hemos de empezar la casa por el tejado.

¿Por qué? Pues porque ni yo ni mi circunstancia estábamos aquí hace cien mil años. Hace cien mil años sólo estaba el tejado: la noche, las estrellas, el viento, la mar, quizás el Hombre; no lo sé. Y porque – segunda intuición sobrevenida – lo único que daría sentido a la primera de las intuiciones es que hace cien mil años Alguien me pensara, y pensara en mis padres, y en mi mujer, y en mis hijos, y en mi circunstancia entera, y en el tejado mismo. Ese Alguien da sentido histórico y lógico a mis elucubraciones.

Si ese Alguien no existe; si ese Alguien no me pensó personalmente hace más de cien mil años, es vana – parafraseo – mi meditación de esta tarde; y mis pensamientos y razonamientos no pasarían de ser otra ocurrencia más. ¿Por qué discurrir sobre lo justo o lo injusto, lo bueno o lo bello si Nadie me pensó hace cien mil años?

Alguien debió colocar la noche, y las estrellas, y el viento y el mar, y al Hombre, y todas las circunstancias posibles. Sólo hay dos tipos de hombres: los que creen que Alguien les pensó hace cien mil años y los que creen ser Alguien.

¿Voy muy rápido? Espero que no; de todos modos es verano y se puede leer con más tiempo. Último paso antes de ir a dormir: ese Alguien no sólo me pensó; sino que me quiso personalmente; es decir, que me pensó porque le dio la gana. Me quiso con mi circunstancia – léase con Greta y su chupipandi – y me lanzó a navegar.

Todo edificio necesita un tejado. Me gusta mi tejado. Porque perdura en el tiempo. Porque estaba antes que yo; y estará después de mí; porque dio cobijo a los míos antes de nacer yo; y protegerá a los que me sigan, siempre que no destruyamos definitivamente la casa.

Tiene sentido. Debo navegar mi circunstancia para hacer la casa más digna para el mejor de los tejados.

Y la semana que viene, Estrasburgo

Etiquetas

, ,

Termino esta noche de escritura vertiginosa. Los pequeños ya descansan. La semana que viene Mazaly Aguilar, Herman Tertsch y el que suscriben acudiremos a la sesión constitutiva del Parlamento Europeo, en Estrasburgo.

Atrás queda ya la campaña y este intenso mes de reuniones políticas en Bruselas; los primeros viajes, el papeleo interminable de esa burocracia en Bruselas, que es el Leviatán de Hobbes hecho institución comunitaria; la toma de posesión y juramento en el Congreso de los Diputados donde esperamos ansiosos la presencia del fugado Puigdemont, que no se presentó, para pena nuestra.

Un nuevo tiempo. Con ustedes, en Europa por España.

 

Una petición: encomienden ustedes

Sólo una cosa ha empañado estos dos meses de silencio atronador: esa enfermedad, también silenciosa, que es el cáncer. Empezaba la campaña conociendo que un buen amigo, militante de Vox, trabajador incansable, catalán y español de pro, que es como se es de veras catalán, esforzado y entregado, inteligente y generoso, había sido atacado por ese enfermedad. Lamento no haber podido estar con él en aquellos momentos. Le ví hace dos semanas. Decidido a combatir y a ganar. A él mis oraciones, y espero, las oraciones de todos los que lean estas líneas. Un abrazo fuerte D.

La campaña finalizó. A los pocos días otra noticia me hizo temblar el alma. Una de las personas más queridas para mí, y sin duda el hombre que más me ha marcado, también está afectado de ese cáncer horrible, que quiere devorarlo todo. Pido a todos los que lean estas líneas que eleven su alma al Cielo y pidan, muy fuerte, por él, para que las virtudes que atesora – templanza, amor, trabajo, reciedumbre, generosidad, prudencia, fortaleza, caridad, fe – le acompañen en esta batalla, y que devenga en grandiosa victoria en unos pocos meses. Yo me encomiendo esta misma noche al Sagrado Corazón de Jesús y a la Virgen. Con Él, todo es posible, y todo es Victoria.

 

Agradecimiento superior: sin la familia nada es posible, ni tiene sentido

Obligada entrada ésta.

Mi agradecimiento superior a mi familia, sin la cual nada sería posible; y sin la cual nada tiene sentido: mi mujer y mis hijos, a los cuales no pude ver durante muchos días, y que a pesar de todo me apoyaron y me sustentan incondicionalmente; asumiendo enormes sacrificios. Que quede por escrito para la historia. Gracias.

Es la fuerza superior de la familia. Esa realidad natural que la progresía, en su proyecto de destrucción del hombre, ataca diariamente, con sus mensajes, sus normas, sus instrucciones, sus editoriales.

Sin la familia, repito, nada tiene sentido ni nada es posible. Sin la familia, la soledad sería soledad. Con ella, la soledad es puro deseo de convivencia. Sin la familia, el silencio sería silencio. Con ella, el silencio es la antesala del griterío y la algarabía. Sin la familia, España sería un Estado, con ella, España es nación, es tradición, es pasado, presente y futuro. Sin la familia, el amor sería una palabra en el diccionario; con ella, el amor es la fuerza motriz de la vida.

Gracias.

Y gracias también a todas las mujeres que no se dejan engañar y que no siguen los dictados de esa progresía empeñada en decirles lo que deben hacer, pensar o sentir. Gracias, simplemente gracias.

De bien nacido, ser agradecido

Etiquetas

, , , , , , , , ,

En Europa por España. Sí. Porque no hay otra forma de estar en Europa, y ser verdaderamente europeo que defender tu Nación, que es nuestro pasado, nuestra herencia, nuestro presente, nuestro futuro.

Obligado capítulo de agradecimientos: a Pablo, a Alfonso, a Miguel, a Poles, a Jorge, Arturo, Gabriel, Kiko, Miguel II, a Jaime, y a Iván Espinosa, Santiago Abascal, Javier Ortega, Rocío Monasterio, y a todos los dirigentes y afiliados y militantes y simpatizantes de Vox que me acompañaron durante esos 15 días de campaña y sin su contribución no hubiera sido posible. Y gracias, claro, al millón cuatrocientos mil españoles que con su voto hicieron posible esta aventura.

La campaña: al conocer España mejor la hemos de amar

Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El día 9 de mayo iniciábamos la campaña. Empezábamos la carrera en un taller artesano.  Con Rocío Monasterio, Iván Espinosa, Javier Ortega y Santiago Abascal presentábamos ante los medios de comunicación las listas de Madrid, y del Parlamento Europeo. ¡Era la España que madruga! Sin recursos pero con la ilusión del novel; apoyado en la fuerza de esos veinticuatro flamantes diputados en el Congreso.

IMG_4180Como señaló Santiago Abascal, tras las elecciones generales, quizás habíamos subestimado la fuerza y capacidad de manipulación de los grandes medios de comunicación, escritos y sobre todo, de la Radio y la Televisión. La prensa nos atizaba, injustamente, por inciertas exclusiones.

Al día siguiente, la prensa empezaba el acoso con informaciones; en parte verdad y en gran parte mentira – así obra el maligno – sobre mi persona. No nos arredramos y presentamos la candidatura en rueda de prensa libre y abierta. Aprovecho para agredecer a Mazaly, Herman, Margarita, Francisco Contreras, Ángel, Andrés, Mirta, Nerea, Javier, su presencia y apoyo en la campaña, y a todos los afiliados, simpatizantes de Vox que nos apoyaron en esa carrera a contrarreloj de quince días.

56e5e715-a763-41a5-bfa5-943ce918dcae.jpg

Viajamos a Talavera, con nuestro querido Manuel Mariscal, y Santiago, con sus muletas. Y de ahí a Barcelona, que era la comunión de mi hijo pequeño, Gonzalo.

Dos días después, el primer debate a cinco en La Sexta. Otra experiencia personal inolvidable. Pocos comentarios haré: sólo uno, que se confirma con el paso de los días y las semanas. Todos están a un lado, y en el otro Vox. A un lado el pensamiento progre, engreído, vacuo, el de la entrega de nuestra nación a las burocracias sin alma de la Comisión; en el otro lado, la España resilente, la España silenciada que alza su voz, la España que se sabe heredera y transmisora de una tradición secular que tiene mucho que decir en las instituciones comunitarias.

Con Herman Tertsch empezamos en Oviedo el maravilloso viaje por España. Conocimos de primera mano la realidad de los ganaderos de vacuno asturianos y las dificultades que tienen ante las rigideces de la normativa comunitaria y autonómica. Allí, conocí a Luis, un militante de Vox, hombre bueno, duro, enraizado en su terruño, como esa España silenciada, la España rural olvidada por la progresía urbanita e izquierdista; y le prometí – lo vuelvo a hacer – que estaremos en Bruselas estos cinco años, combatiendo por España y las libertades, con el mismo Espíritu que ha animado la vida de ese Luis luchador, ese Luis que representa a tantos españoles que han caído mil veces, y mil veces se han levantado, a pesar de la losa que este Estado voraz representa sobre ellos.

BEA95356-3528-40D3-95D4-409EB681A538.jpg

De Oviedo, en coche, con mis inseparables Pablo y Alfonso, con las últimas luces de la noche, salíamos de vuelta a Madrid. Primeras entrevistas con las Mañanas de RNE, parando a mitad de camino, para buscar una buena conexión por teléfono. En Madrid, desayuno con corresponsables de la prensa extranjera, y más entrevistas con prensa escrita. La campaña es vertiginosa. No hay tiempo casi ni de pensar, ni de leer. Imposible escribir en este blog.

Al mediodía, camino de Zaragoza, con Santiago Abascal, a encomendarnos a la Virgen del Pilar; y luego acto político. Descansé la mañana siguiente en Barcelona, pues era la Confirmación de mi hijo mayor; acto en Barcelona con mi querido y admirado Ignacio Garriga, flamante diputado.

No quiero hacerme pesado, querido lector, pero tampoco me gustaría dejarme a nadie en esta noche de San Pedro y San Pablo, momento de descanso familiar.

De Madrid a Valencia. Y de Valencia a Cartagena, Torrepacheco, Adra, El Ejido, Almería, vuelta a Madrid, debate a cinco en la Ser, no precisamente tierra amiga, pero que conquistamos con tranquilidad. Y vuelta a Sevilla, Madrid mítin en Valdemoro, con Rocío Monasterio, debate en TVE (ése del que nos quisieron echar para que entraran los separatistas, ignominia, que veremos repetirse en esta España querida), y cierre de campaña en Madrid, tras otras decenas de entrevistas.

Al conocer España mejor la hemos de amar, decía una hermosa canción juvenil. Sabia verdad. Me empapé, con humildad, de esa España que duele, de esa España que se duele. Inseguridad, inmigración masiva, descontrolada e ilegal, bajos precios de frutas y hortalizas, alarmante falta de agua por la insolidaridad que ha traído el injusto Estado de las Autonomías. Dos meses después, sólo puedo escribir que no les he olvidado y que en Bruselas lucharemos, como en Madrid, y en Sevilla, por sus necesidades, inquietudes, anhelos, intereses.

 

Un silencio atronador: la España silenciada tiene voz

Etiquetas

, , , ,

Dos meses de fecha a fecha, como dice el artículo cinco del Código Civil, desde mi última entrada en este blog personal y transferible. Dos meses en que la vida de los españoles ha cambiado, y la mía propia.

La última entrada del 29 de abril, justo el día después de que la España silenciada obtuviera Voz en el Congreso de los Diputados; no una, sino veinticuatro.

A partir de ese día, mi vida, esa vida vivida, vida vivida intensamente, vida vivida en el casi anonimato, devino pública, al asumir el compromiso y la carga de encabezar la lista de Vox al Parlamento Europeo. Un honor. Un orgullo. Un esfuerzo colectivo. Hube de dejar este blog durante un tiempo, pero hoy, dos meses después, toca retomar este casi diario personal, puro desahogo.

2b9d1559-24fb-4d4d-aa61-2c427fd537ef

100 días, 100 propuestas: salud dental de la infancia

Etiquetas

, ,

  1. Incluir Odontología Pediátrica en la Seguridad Social hasta el recambio de dentición

En linea con una de las medidas anteriores, en Vox se propone una reordenación de la cartera de servicios básicos, que atienda a los intereses reales de la salud y la economía de los españoles y no a los caprichos estéticos o a las presiones de lobbies ideológicos que pretenden, también, malgastar nuestra economía y perjudicar el sistema sanitario, con sus exigencias partidistas.

Una de estas medidas es incluir dentro del catálogo de servicios básicos y de asistencia esencial de la familia, la atención médica para Odontología Pediátrica (caries dental, obturaciones, extracciones, revisiones,…) de nuestros más pequeños (de 4 a 14 años o hasta que se produzca el cambio total de dentición).

Esta medida va en la línea de ayudar – en los pequeños detalles, que sumados en su conjunto serán un notable alivio – a las familias, y especialmente, a las familias numerosas.

Yo tengo cuatro hijos y prefiero no echar cuentas en el dinero que nos hemos gastado en vacunas no cubiertas por el sistema público o en atención dental de los pequeños. Gracias a Dios mi mujer y yo hemos podido cubrir con nuestros ingresos ese gasto pero no todas las familias pueden, lo cual resulta verdaderamente inadmisible. Que con el nivel de despilfarro de dinero público en que nos ha metido el sistema autonómico, el sistema público de salud no cubra esa atención médica esencial resulta sencillamente una grosera injusticia, pero un ejemplo claro de la falta de sensibilidad moral y política con las necesidades reales de las familias españolas.