Breviario de campaña electoral, de Quinto Tulio Cicerón

Hace unas semanas ya, leí en un blog cuyo nombre no quiero recordar y tampoco enlazar en este diario personal, que es el tuyo, para no dar motivos de alegría por una nueva visita a quienes emponzoñan la política nacional con odios y mentiras, que el Breviario de campaña electoral, atribuido al parecer a Quinto Tulio Cicerón, hermano de Marco Tulio Ciceron, constituye uno de los libros de compañía o cabecera del presidente del Gobierno de España, atribuyéndose el autor de aquel blog la entrega del ejemplar y considerando que la victoria del PSOE en 2004 podía atribuirse a dicha lectura.

No sé si es ello cierto o por el contrario es una petulancia o licencia literaria del autor, pero no puedo dejar de pasar la oportunidad de incluir mis particulares consideraciones. Efectivamente, la obra que hoy te comento, amigo, recoge, como su nombre indica ( el original es Commentariolum petitionis) una serie de consejos que el hermano de Marco Tulio Cicerón, hizo a su hermano a la vista de la campaña electoral para el consultado romano que éste último desarrolló en el año 64 a. C, con el fin de ganarse el apoyo de las centurias que eran en aquel momento el sujeto político con derecho de sufragio activo.

Obra breve, de  fácil y rápida lectura, indiscutiblemente, es también de gran actualidad, pues en los consejos del autor a su hermano uno no puede dejar de imaginarse a cualquier asesor al uso de nuestros políticos actuales: adula, gánate al apoyo de tus amigos, recuerda a quien te tiene que apoyar y votar los favores que les has hecho, promete favores, sonríe, no te enemistes con nadie, rodéate de gente que hable constantemente bien de ti,…Todo un prodigio de política electoral, pero de esa  política triste y ramplona que ni ilusiona, ni hace crecer en libertad.

Dos mínimas consideraciones:por un lado, mientras lo he leído, han resonado fuertemente en mí los recuerdos de un joven político que en tiempos de la república se quejaba amargamente de que la política de partidos liberal hiciese que los partidos empleasen el 90% de su tiempo en captar o mendigar el voto, quemando estérilmente las fuerzas de la nación; y por otro lado, no puedo dejar de reconocerles que me ha dejado un sabor amargo comprobar una vez más que el estado de desarrollo moral y cultural de nuestro tiempo no supera el juicio de la Historia.

Forzoso es que nuestra generación dedique parte de sus energías a recuperar el tono histórico de las épocas en que los sistemas se construían para el hombre, y no el hombre para el sistema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s