Etiquetas

, , , ,

Afirma Santo Tomás que la verdad existe de forma evidente pues quien afirma que la verdad no existe en realidad reconoce que la verdad existe ya que afirma como verdadero que la verdad no existe.

No se trata de un sofisma. Se trata de un argumento implacable que podemos y debemos arrojar con sonriente violencia argumental contra todo el elenco de frases hechas y de filosofía barata que recorre nuestras redes sociales, nuestros periódicos y, por desgracia, nuestros parlamentos: el sexo existe, la libertad existe, el amor existe, la familia existe. Con ingentes cantidades de dinero se riegan parlamentos, periódicos y redes sociales destinadas a destruir una concepción del Hombre como un ser digno, libre, creado por Dios a su imagen y semejanza.

1493139901_409599_1493140156_noticia_normal.jpgObjetivo: el hombre, privado de esa trascendental dignidad, es un títere en manos de cualquiera que quiera aprovecharse de él: poderes económicos, políticos, culturales. El hombre, privado de ese otrora denominado valor eterno, es uno más: un contribuyente, un votante, un borrego amansado, un dato estadístico susceptible de “ser cocinado” por la Administración, los partidos, los grupos de presión o las grandes medios de masas.

Quien no vea este enorme, gigantesco, universal programa de ingeniería social, moral y cultural, deténgase de modo inmediato: forma parte del programa. Acuda de modo urgente a desprogramarse. Si no su vida, su vida auténticamente humana, corre riesgo de perderse en cuestión de minutos…

 

Anuncios