Etiquetas

, , , , , , , ,

Uno de los máximos exponentes de la intelectualidad de izquierdas es, sin duda, Gramsci. Entre sus diversas teorías – que como todo en la izquierda devienen pura praxis – destaca la de la “hegemonía de lo político”. De forma muy resumida, supone que uno de los objetivos de la izquierda – en tanto que ideología – debe ser la supresión de toda forma de organización social y humana tradicional y su superación definitiva mediante el establecimiento de un sistema que atribuya a los partidos la hegemonía de la vertebración de la sociedad.

Así, la familia, los gremios, las corporaciones profesionales, los colegios profesionales, incluso las organizaciones sindicales – salvo las adheridas al conflicto de “clases”, la iglesia, el ejército, el asociacionismo juvenil, todo en fin, debe ser absorbido, dominado por los Partidos. Conseguido ello, el siguiente paso en el proceso lógico es sencillo: cuando el partido alcance el Poder, su Poder será absoluto pues no habrá ya resortes en la Comunidad Política capaces de enfrentarse al poder hegemónico de los partidos.

Nuestra Constitución, por desgracia, en su artículo 6, asume este principio izquierdista atribuyendo a los partidos la hegemonía de la expresión del pluralismo político y en la conformación de la voluntad popular (léase, nacional). Y como siempre, en España, si no quieres caldo, ¡toma dos tazas! Con la sobrerepresentación política que supone el entramado autonómico, se ha multiplicado exponencialmente el poder de los partidos, que ahogan toda expresión sana de la libertad de la Comunidad. Basta ver lo que están haciendo con nuestra Cataluña.

Obvio es que todos aquellos que queremos devolver a la Comunidad Política su auténtico protagonismo y ganar para el Hombre la libertad auténtica y profunda y su capacidad de expresarse hacia fuera – como se es de veras persona; debemos luchar por recuperar la vitalidad de eso que algunos denominaron cuerpos intermedios: la familia, los gremios, las corporaciones y colegios profesionales, entre otros. Pero ello exige alcanzar el poder para luego, deconstruir – asumo a propósito la dialéctica izquierdista – el partidismo y devolver a la Comunidad Política aquello que nunca le debió ser hurtado.

Vox se presenta en Barcelona, el próximo 3 de junio, a las 12 h en el Hotel Barceló Sants, con la intervención De Santiago Abascal, Javier Ortega, Rocío Monasterio e Ignacio Garriga.

Vox es y debe ser la voz de los que no están representados en las instituciones y que, cansados ya del partidismo pactista, quieren recuperar para sí y para sus compatriotas, la libertad: política, económica, social, cultural y moral.

Yo estaré el domingo. Quedan Uds. invitados

Anuncios