Etiquetas

, , , , ,

Sé que no está de moda hablar de moral. Pero  sí lo está hablar de astucia. “El Astut”, así se apodó el político que se enfundó en la ignominia y la mentira. Antes de disfrutar de la maravillosa cacerolada de este lunes día 2 de octubre arropaba a mis pequeños, y según mi costumbre, acompañaba su duermevela con lectura en voz alta. Ahora disfrutando de “Las pequeñas virtudes del hogar”, de Georges Chevrot.

El autor, a propósito de la maravillosa afirmación de Jesús de Nazaret: “que tu sí, sea sí, que tu no, sea no”, añade: “en efecto, no es posible la vida social sin poder confiar en las declaraciones de los demás. Engañar a uno es tratarle como enemigo y al mismo tiempo es deshonrarse y hacerse indigno de toda confianza… Nada de engaño ni de astucia. Donde reina la mentira, puede que exista una apariencia de hogar, pero está pronta su ruina”.

La astucia como equivalente de engaño, de insinceridad, de inmoralidad; acto contrario al Bien y a la Verdad, que daña la convivencia, agrieta el mutuo respeto, lleva a la desconfianza. La astucia de “el Astut” se ha convertido en ideología, en teoría y en praxis. ordenacion-obispo-Xavier-Novell-1

El separatismo ha hecho de la astucia, el engaño, la insinceridad, su forma de obrar en política, con la necesaria cooperación en la inmoralidad de una prensa ignorante y acobardada que olvidó que su libertad se sustenta sólo en el derecho de los españoles a una información veraz: así, se convierte en algo democrático lo que constituye un delito de atentado o resistencia y desobediencia a la autoridad.

Puede así crearse apariencia de hogar, pero está pronta la ruina. Ahoguemos el Mal en abundancia de Bien, que es ahora abundancia de Verdad y de Sinceridad. 

Esta batalla por la libertad no la ganaremos con astucias y engaños sino con Verdad y Sinceridad. Que alguien se lo explique al Obispo Novell….por favor.

 

Anuncios