Etiquetas

, , , , , ,

Ayer domingo, primer domingo de San José. En la web de Primeros cristianos se explica esta hermosa tradición que consiste en una breve contemplación de los dolores y gozos del Santo Patriarca durante los siete domingos anteriores a su fiesta, el 19 de marzo.

Diversas organizaciones convocaron a la mayoría silenciosa y perezosa a clamar contra el “prusés” (palabra que en breve, D.M, la Real Academia Española deberá admitir en su línea de incluir vocablos de uso breve y gran difusión), eso que está a mitad camino entre la secesión y el desencanto. Ayer domingo, primer domingo de San José.

No hace frío. No sé si por el consabido cambio climático o porque Dios en su infinita bondad nos da un respiro, vía caída de los precios del petróleo.

San José fue un exiliado por razones ideológicas, religiosas, morales, sobrenaturales, y de todo tipo. ACNUR debería operar bajo su patrocinio. Quizás así le pondríamos todos un poco más de Amor a la cosa.

España sigue sin Gobierno, aunque la noticia del día es que Pablo Iglesias tiene un desayuno subvencionado, y come barritas con tomate, café y refresco. Para mí la noticia del día la leo en no sé qué Confidencial – es lo que tiene vivir y leer azorado vía twiter sin poder desplegar el periódico que lees a las 10 de la mañana con noticias superadas de redacción -: el equipo económico de Rajoy hace las maletas enfadado con los grandes poderes económicos del país, España, pues no han apoyado decididamente el esfuerzo técnico y político hecho por esos “tecnócratas” para salvar al país, España, de una intervención a la griega, echándose en brazos de C’s.

Me sirve portegaara recordar aquello de que Roma no paga traidores, o aquello de “es la política, estúpido”, que escribí hace ya varios meses. La economía sin política es como el poema sin música: la rima puede ser hermosa, incluso exacta, pero si no suena…

1 de febrero, cualquier día es bueno pues todos los días tienen su afán. Releía ayer de las obras completas de Ortega algún artículo periodístico…del año 1918! Fíjese Usted, Maestro, que las cosas no han cambiado mucho: gobierno sin cabeza y poesía que destruye.

 

 

Anuncios