Etiquetas

, , ,

 El liberal cree que el único límite a su libertad Individual es la libertad del vecino, de tal modo que las dos libertades jamás caminan de la mano, y no cree que haya limite ninguno a su capacidad de actuar o decidir salvo lo que pueda determinar la mayoría, porque como a fuer de decidir sobre todo y en todo momento como si nada hubiese pasado antes, ha perdido la capacidad de discernir la existencia de nada objetivo previo a su decisión.

El conservador cree firmemente en su libertad personal pero sabe que su capacidad de tomar decisiones va firmemente unida a la libertad de su prójimo, al que se une íntima y amorosamente en sus decisiones, y sabe más allá de toda duda razonable que hay muchas cosas respecto de las cuales no debe decidir ni él solo ni en comandita, porque prójimo es el tipo sudoroso que sube con él al suburbano y es también el hijo que late en el seno de su mujer con tres meses de vida, y lo es igualmente el jornalero que murió hace cien años en los viejos campos de la Castilla Vieja; precisamente porque es solo y nada menos que un ser humano. Al dejar así las cuestiones fundamentales al margen de su decisión personal, aparece mas libre para elegir si quiere helado de fresa o de pistacho.

Anuncios