Etiquetas

, , , , , , ,

Pasó septiembre, que podría ser llamado el “mes del reencuentro”. Reencuentro con la vida ordinaria, las más de las veces azarosa y trepidante, reencuentro con la hermosa rutina del día a día, que intentamos llenar de segundos intensos, de trabajo eficaz, de descanso forzado. Pasó ya septiembre. Reencuentro con los colegios, las universidades y los centros de trabajo. Nadie se reencuentra con su Partido al volver de vacaciones. Es la vida. Organicismo. Reencuentro también con la dura realidad de esta Cataluña nuestra, otrora – se dice, se cuenta, y me lo creo – fértil, abierta, rica, sonriente; y hoy – lo veo y lo siento – encanallada y ruín, convertida en un páramo intelectual por los de la estrellita cainita de las cinco puntas.

Pasó septiembre ya. Y este pobre blog de ideas pobres, de intuiciones y sentimientos precisaba de un poco de mi cariño. Los pobres hombres, como el que escribe, sucumbimos a las primeras de cambio en el tráfago diario. Propósito: un poco cada día.

Pasó septiembre. Sopla el viento. Negros nubarrones se ciernen sobre nuestro cielo. El otoño estacional y el otoño intelectual que amenaza convertirse en invierno, gélido. Igual que de la Primavera Árabe hemos pasado al Crudo Invierno Islamista de los asesinatos; corremos el riesgo de pasar del Otoño Nacionalista al Frío Invierno de las Estrellas de Cinco Puntas, insolidarias y tiránicas aunque se pretendan adornar con perfumes de democracia y derechos.

Pasó septiembre, y estuvimos con Sociedad Civil Catalana y miles de catalanes en Tarragona el día 11 de septiembre. Día de fiesta laboral que no procedía ocupar en hacer letras de discordia, enfrentamiento y odio tribal.

Pasó septiembre y los votantes de Escocia dijeron que no. Cosas…La Pérfida Albión…Los vientos de destrucción asolan Europa…islamismo radical, corrupción política, secesionismos antihistóricos, desorientación religiosa, y cada vez mayores diferencias sociales, económicas y culturales.

20130921-124450.jpgPasó septiembre y se nos aplica el embudo de la ley de consultas y la consulta antiespañola y por ende anticatalana.

Cae ya septiembre, y tras celebrar en casa, religiosamente, la fiesta de Nuestra Señora de la Merced, aparece el Ministro de Justicia y dimite, mire usted por dónde, porque su propio partido, retira un proyecto de ley que formaba parte de su programa electoral. Y más allá de eso, forma parte de lo que debiera ser eso que se dice rocambolescamente como “modelo de sociedad” de los dirigentes de un partido. Cosas veredes. Recuerdo que de pequeño leí algo de Don Emilio Romero que venía a decir que en España los gobiernos siempre han gobernado contra sus votantes…Cosas de España, Nación de héroes, mártires y masocas. Y eso sin olvidar que el Derecho a la Vida no es de derechas o de izquierdas, sino cuestión de humanidad.

Pasó septiembre y en el cielo, me gusta pensarlo, se abren las nubes y dejan entrever rayos de luz, intensa, fenomenal, vibrante…en nuestras manos está elevarnos al cielo y con palabras, y gestos, y nuestras letras, y nuestra vida entera, con nuestras manos, y nuestro corazón, apartar de un golpe la negrura ayudando a que reluzca el sol: la carta del Obispo de Alcalá de Henares, Don Juan Antonio Reig Pla que representa una Iglesia viva y combativa por la Fe y la Verdad,  la beatificación en Madrid de Don Álvaro del Portillo, y en nuestra querida tierra catalana, el anuncio de una gran manifestación de afirmación de la Hispanidad de Cataluña para el próximo día 12 de octubre en Barcelona.

Propósito: un poco cada día, y cada día un poco más.

 

 

 

Anuncios