Etiquetas

, , , , , ,

Cervera es una ciudad que quiero por variadas razones que no vienen al caso. El nombre de esta ciudad se halla vinculado al de su Universidad, de la que surgieron hombres ilustres, catalanes los más, que con su esfuerzo y rigor intelectual y amor a la Verdad, supieron ser gloria para Catalunya, pero gloria de la buena, no como la del trinque, la comisión, el tres por ciento o más, y el desvío de fondos para la causa del Mal ensuciando instituciones de honda raigambre.

Entre los hombres surgidos de esa Universidad, destaca Don Manuel Codorniú y Ferreras, uno de esos catalanes ilustres que los del odio tribal y – a veces – racial y siempre de clase, nos han robado.

Hijo del médico de Esparreguera, estudió Medicina en la Universidad de Cervera. El 3 de diciembre de 1808 se unió al Cuerpo de Voluntarios de Honor de la Universidad de Toledo, donde al parecer se aprobaban los cursos por decreto, sin necesidad de examinarse.

Médico militar. Entre el 13 de octubre de 1809 y el 28 de febrero de 1816, fue prácticante del ejército de operaciones de Cataluña (luchando por la Independencia de España frente a la invasión francesa) y médico interino en el castillo de Figueres. Fue hecho prisionero al rendirse la fortaleza el 3 de mayo de 1811.

Posteriormente, y tras publicarse el Decreto Orgánico del Cuerpo de Sanidad Militar, contribuyó decididamente a la unificación de los estudios de Medicina y Cirugía, que por primera vez se produjo en el ámbito militar, siendo finalmente nombrado en 1847 Director General para el Cuerpo de Sanidad Militar.

Anuncios