Etiquetas

, , , ,

Transcribo entre triste, sorprendido, alucinado, sudoroso, preocupado, enfadado, indignado, el artículo 757.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, a cuyo tenor, cualquier persona está facultada para poner en conocimiento del Ministerio Fiscal los hechos que puedan ser determinantes de la incapacitación. Las autoridades y funcionarios públicos que, por razón de sus cargos, conocieran la existencia de posible causa de incapacitación en una persona, deberán ponerlo en conocimiento del Ministerio Fiscal. Pues a ello voy…confío que esta entrada llegue a la Fiscalía y al menos den traslado a un médico forense que examine al protagonista de este vídeo que nos ha entregado Dolça Catalunya para nuestra recreación, y examinen la prosperabilidad de una demanda de incapacitación. Me es difícil alcanzar conclusiones que resulten aceptables en horario de niños, pero adelanto algunas:

– Su odio a España es directamente proporcional al amor que siento yo a Cataluña. Inmenso. Amo mi tierra, el sujeto susceptible de ser incapacitado civilmente, odio tanto que ni siquiera él mismo alcanza a medir su inquina intelectual, hasta el punto de hallarse fuera de la realidad de las cosas.

– No obstante, su afán de apropiarse en exclusiva de los éxitos y hazañas que España como Nación, en ese vínculo de amor que ha unido a catalanes con el resto de los pueblos de España y que llamamos Patria, no pone de manifiesto sino una especie de envidia igualitaria.

– Tómense algo antes de visionarlo, a su voluntad y en función de su estado anímico, ya un tranquilizante, ya un vodka con naranja, ya…

Yo lo pasaría en prime time antes y después de todos los partidos de la selección española.

Con su permiso, voy a desintoxicarme…

 

Anuncios