Etiquetas

, , , ,

Me cuenta un amigo en ese nuevo ágora contemporáneo que es el “whatsapp” que el conseller de Interior de la Generalidad ha afirmado en una radio adicta al régimen desleal que a su vez el Ministro del Interior le ha confirmado que no permitirán la entrada de autobuses en Barcelona. Al margen de que la noticia suena a intoxicación y contrainformación, como todos esos reportajes cocinados sobre ultras y concentraciones violentas, en Barcelona, los únicos que ejercen la violencia son los de la estrella ruín y esa parte de la izquierda radical y antihumana que sabe que para socavar la fortaleza moral de la Nación, nada mejor que aliarse con el que socava su unidad territorial: para muestra, mi última entrada en el blog; pero no son pocos los actos de violencia contra militantes, sedes y representantes políticos de partidos, grupos, asociaciones que defienden la verdadera catalanidad.

Desconozco si se ha declarado el estado de alarma, o excepción o sitio de la ciudad, y si alguien quiere soliviantar las libertades individuales…Nosotros no, las amamos porque España ha luchado por ellas durante siglos!

Me seduce la idea de que el día 12 de octubre, este año, Barcelona será la capital de España. Sí. La cabeza amorosa de España. El regionalismo clásico en Cataluña había defendido que Cataluña debía ser la cabeza, el motor del país, y reclamaba – legítimamente – su puesto debido en la marcha de la Nación. Muchos nos consideramos herederos de esa idea. Yo al menos. Estoy convencido – si no no escribiría desde el amor sino desde el resentimiento – que Cataluña, y especialmente Barcelona, han de aportar más que un grano de arena a la vertebración de este proyecto que es España, dentro de la europeidad y la Hispanidad. ¡Por supuesto! Y debe hacerlo desde el entusiasmo, la alegría, la lealtad, la valentía y la generosidad.

Me seduce la idea de que el día 12 de octubre en Barcelona estará una pequeña muestra de lo mejor de España. Una España cobarde en lo rutinario pero valiente y decidida en las ocasiones en que siente el soplo de la Historia. Los que estuvimos el año pasado en Plaza Cataluña, los que este año estaremos en Plaza Cataluña, los que desciendan en marcha desde calle Aragón con Paseo de Gracia, los que se concentran en Monjtuich, los que engalanen sus balcones con banderas de España y con la cuatribarrada – sin la estrella ruín de cinco puntos – estarán convirtiendo a Barcelona en la auténtica capital de España, cabeza, motor y corazón, reclamando de nuestras clases dirigentes, políticas, culturales y empresariales, una respuesta a la altura.

Reconozco que tengo serias dudas de que esa respuesta vaya a llegar con la suficiente prontitud. Pero da igual. El que tenga oídos, que oiga; y el que no, que sea prudente, porque el monstruo, como Roma, no pagará traidores.

Finalmente, os dejo una hermosa fotografía. Una pancarta del Casal Tramuntana en la Universidad Autónoma de Barcelona, que es un homenaje vivo a su amigo agredido por la turba separatista.

60347251341d47bab9fa976ab19efda8
Nos vemos el 12 a las 12!!!

Anuncios