Supongo que ya ha empezado. Me mantengo esta noche lejos de radios y televisiones, para no influir mi pensamiento. MIentras con el pie izquierdo azuzo la hamaquita donde dormita el pequeño de casa, mantengo abierta una web donde recojo resultados en tiempo real. 

En pocos minutos, efectivamente, supongo, los partidos empezarán a jugar con los números.

Yo estoy contento, y debemos estarlo todos los catalanes que amamos Cataluña y España. La tristeza de la tarde del 11-S, tras el baño de patriotismo del pasado 12-0, se cubre ahora de una amplia esperanza.

Mis números por ahora. Hace dos años: Partido Popular, 18, más 3 de C’s, y el dudoso valor de los 28 diputados del PSC daban 49 diputados. No quiere ello decir que el voto de CIU o de Iniciativa fueran un voto antiespañol. No, pero bueno…

Por ahora, con el 72% escrutado, tenemos 19 del Partido Popular, 9 de C’s y unos muy valiosos 23 del PSC – que en cierta manera ha purgado, parcialmente, todo lo que de cancerígeno había en parte de sus cuadros de mando. Su votante es el votante del PSOE, el que está con nosotros en la trinchera del bar, del café, de la panadería, del puesto de trabajo, de la calle: son 51. Deben ser más, muchos más. 

En términos absolutos, votos emitidos, el análisis es aún mejor. 

Pero son sólo números. Lo importante, es que a Mas se le ha atragantado el suizo de esta mañana. Ay, los suizos! 

Anuncios