Etiquetas

, , ,

Termina el verano. Las personas normalmente nos llenamos de buenos propósitos en esta época del año. Como es un hecho indiscutible – aunque discutido por aquéllos que todo lo discuten – que existe el pecado y que el hombre no es perfecto, necesitamos renovar nuestros propósitos, al menos, cada seis meses. Ahora renovamos los propósitos que tuvimos en Navidad, cumplidos o incumplidos: hacer deporte, dejar de fumar, estar más con los amigos, volver antes a casa, ser más ordenado en el trabajo,…propósitos todos ellos muy, muy buenos, pero que normalmente son una mera aplicación práctica del “yo, mí, me, conmigo”.

Os traigo, amigos, hoy, un propósito maravilloso, que será para hoy, pero también para mañana, ¡para siempre! Y que además es un “tú, él, vosotros, ellos”, un “con ellos”. Con ellos y con todos. Quien más da, más recibe, y como se dice, recibiremos, sin duda una rentabilidad más enorme que la prima de riesgo de España, Italia, Grecia, e Irlanda juntas.

Os traigo, amigos, la presentación de una Fundación, Amigos de Rimkieta, se llama, proyecto solidario en África, en concreto en Burkina Fasso, que iniciaron ya hace 8 años un grupo de hombres y mujeres entusiasmados y entusiasmantes. Su objetivo principal es la ayuda a los niños y las mujeres de Burkina, país paupérrimo y retrasadísimo. Tienen ya un parvulario con 300 niños; ofreciendo además formación básica a 40 madres y también a 80 chicos a través del entrenamiento deportivo; han escolarizado a otros 280 niños de las familias más necesitadas del barrio; tienen asimismo en formación y reinserción en escuelas y talleres a más de 60 “niños de la calle”; han concedido ya más de 800 microcréditos a mujeres; mantienen cinco pozos, un Banco de Cereales para unas 150.000 raciones/año de alimento, un Centro de Salud de Atención Médica Primaria que recibe unas 15.000 visitas/año; y otras numerosísimas actividades y proyectos.

Ahora ellos también tienen sus propósitos. Empezar un proyecto de formación de niñas sin escolarizar para “rescatar” niñas, la mayoría huérfanas o de familias completamente desestructuradas por la pobreza, de sus obligaciones de trabajo en el hogar; y un huerto que generará unos 30 puestos de trabajo para mujeres, además de un pozo de cereales y.., y….

Todo ello con casi 40 empleados, partir de un principio fundamental: “Un euro aquí, un euro en Burkina”. ¡Cuántas veces hemos comentado con razón que el dinero de la ayuda internacional se queda por el camino! Aquí os prometo que no. Detrás hay hombres y mujeres de palabra, de una pieza.

Todos los donativos van íntegramente a Burkina, (para los diligentes) y tienen bonificación fiscal. Ello es posible ya que la infraestructura que la Fundación mantiene en España se sufraga con Patronos Fundadores y Patronos Honorarios de la Fundación contando además con la ampliación de un patrimonio de garantía que se va haciendo a base de donativos destinados expresamente a dicha finalidad.

Os dejo su enlace…cosa de dos minutos….

Amigos de Rimkieta

Anuncios