De todas las historias heroicas de nuestra guerra civil, una de ellas me parece extraordinariamente ejemplar: la defensa del Cuartel de la Montaña el día 19 de julio por el general Fanjul y unos cuantos militares y civiles, falangistas y monárquicos, frente al asalto de las milicias anarquistas y socialistas y parte del ejército y la guardia civil.

No sólo por la heroicidad de la defensa, hasta la muerte, sino por lo que el Cuartel de la Montaña tenía casi de místico en nuestra historia nacional pues fue en la montaña del Príncipe Pío donde las tropas napoleónicas fusilaron a los sublevados en el mayo de 1808; Cuartel que es ahora un parque donde señorea una estatua y una placa conmemorativa, sin más. Triste nación la que no agasaja a sus héroes.

Y también por la diferencia de lenguajes y de contenido de dos discursos que se han hecho célebres; por un lado, el bando del General Fanjul, y por otro, el discurso de Dolores Ibárruri. El uno, lleno de patriotismo, de dolor por una España que se descomponía, de amor a la Patria y a la unidad de sus hombres; el otro, lleno de odio de clase y de resquemor, que elude a España y llama a la muerte de unos por otros.

Os dejo aquí un vídeo en que ambos discursos quedan perfectamente retratados…

Anuncios