Etiquetas

, ,

El 10 de febrero de 1943 se desarrolla en los arrabales de la entonces Leningrado la batalla de Krasny Bor. Muchos otros han glosado el heroísmo de los hombres de la 250ª Unidad de voluntarios españoles en la cual 5.900 españoles resistieron con tenacidad el avance de  44.000 infantes soviéticos (4 divisiones).

Es sabido que al mando del General Muñoz Grandes en el verano de 1942 recibió instrucciones de trasladar a su División Azul para reforzar el cerco de las Divisiones alemanas a Leningrado. El 7 de septiembre las tropas relevan a la 121ª División alemana ocupando una franja de 17 kilómetros paralela a la vía de ferrocarril. Un total de 14.600 voluntarios españoles quedan desplegados en el frente de Leningrado, aproximadamente un tercio del total de la División Azul es destinada a este frente.

Para los rusos resulta vital recuperar tanto la carretera como el ferrocarril que comunican la capital con Leningrado y considerando más deébil el sector de unión entres españoles y alemanes, lanzan cuatro Divisiones empleando una táctica envolvente consistente en suma en acometer desde ambos márgenes de las posiciones hispano-germánicas.

A las 6:40 de la madrugada del 10 de febrero empezó la contienda. Un fuego de artillería que duró más de dos horas y en el que fueron disparados decenas de miles de proyectiles de artillería. A continuación, la aviación descarga su furia sobre las posiciones alemanas. Tras la preparación artillera para el ataque, cuatro divisiones soviéticas de infantería apoyadas por dos Regimientos acorazados, dos batallones de cañones anticarro, una Brigada Motorizada y dos Brigadas de Esquiadores se lanzan contra las líneas teutonas.

A media mañana, dicen las crónicas, los soviéticos habían perforado el frente por tres sitios, pero las compañías de voluntarios españoles seguían resistiendo a duras penas, sin que la 4ª División SS Volkspolizei, pudiera auxiliarlas, pues debía aguantar para hacer frente a una previsible embestida rusa. Los voluntarios luchan hasta el final, sufriendo los estragos hechos por los francotiradores soviéticos que se cobran la vida de más de 121 hombres. El frente se estabiliza tras 11 días de batalla, fijando la División Azul una posición defensiva paralela al río Ishora, lo cual le cuesta a España una media de 30  bajas diarias, pero se resiste al fin.

Tras la enorme batalla de Krasny Bor, el frente azul sólo retrocede 3 km en algún sector, pero el cerco no se rompe. Heroicidad en grado sumo. Más de tres mil bajas españolas, dejando atrás 300 prisioneros condenados al horrible Gulag en gran parte, en una guerra a la que habían ido para defender a Europa del comunismo, esa misma Europa que voluntariamente se rendiría luego al comunismo sin dar un solo tiro durante años…

Nuestro recuerdo a los héroes de Krasny Bor, por su ejemplo como soldados, emulando como ningún otro las grandes gestas de Sagunto, de Numancia, de nuestros tercios y conquistadores!

Anuncios