Etiquetas

, , , , , , ,

Noche electoral. En media hora resultados a pie de urnas. Quizás en tres horas sabremos el futuro del Parlamento y por ende, desgracias de la deficiente separación de poderes, del futuro gobierno autonómico.

Se nos anuncia que los catalanes han acudido a votar en porcentajes superiores a las últimas elecciones de 2006. Pudiera pensarse que eso beneficia a los partidos grandes, y específicamente, a los de izquierdas. Quizás me equivoco, claro, pero en mi opinión, es lo contrario. El aumento de la participación puede ser debido, y ello podría dar lugar a una noche electoral intensa y sorprendente, a la irrupción en la escena política de numerosas fuerzas hasta ahora inexistentes ( como Reagrupament, Solidaritat Catalana o Alternativa de Govern) o que no habían concurrido a las elecciones autonómicas anteriores ( como Plataforma per Catalunya, PxC). NO digo,  y menos a estas alturas de la noche, que vayan a obtener representación, pero sí que en cualquier caso una media de 50.000 votos por cada uno de estos partidos, supondría un porcentaje del total de los emitidos realmente relevante.


En conclusion, el aumento de participación que se anuncia aventura, en mi opinión, el éxito de estos pequeños partidos. Desconozco si tendrá refrendo en la representación, pero eso lo sabremos en pocos minutos.

Llego a esta conclusión sin ningún dato empírico contrastado; sino desde la intuición y el razonamiento: primero, la campaña de los grandes partidos no ha podido motivar a nadie a ir a votar; segundo, la ciudadanía está harta de la casta gobernante; tercero, casi 300.000 nuevos votantes han sido llamados al voto, pero el censo sólo ha crecido en 50.000 de modo que el voto joven ha tenido cierta movilización; cuarto, la pluralidad de la oferta incrementa la demanda; quinto, el dato empírico: en mi casa en 2006 no se votó; en ésta hemos ido a votar y no hemos votados a los dos grandes.

Sube la participación, entran los pequeños.

Anuncios