Etiquetas

, , , , , ,

Ciertamente, finalizado el escrutinio, el resultado no ha sido tan extraordinario para las fuerzas no nacionalistas y  para la necesaria regeneración y ruptura del sistema como anunciaban los primeros resultados publicados, si bien el análisis en síntesis no cambia. El Partido de los Socialistas arrinconado, prácticamente condena al Gobierno de la Nación a ostracismo político durante lo que queda de legislatura, y con ello, a la debacle de la izquierda en las próximas elecciones generales.

La ERC cae en 11 escaños, de los cuales cuatro van a parar al partido de Laporta. Ojo con ellos. La demagogia y los efectos de imagen se han instalado definitivamente en el mini Parlamento de Cataluña. Veremos por dónde van los tiros, y las querellas.

CiU gobernará fácil, tranquila, si bien no es difícil distinguir ya de antemano dos fases en su legislatura: una primera, hasta ver el resultado de las generales, y una segunda, acompañando a quien gobierne en Madrid, o de comparsa.

Y un PP reforzadísimo que afronta así el futuro de forma prometedora. Me alegro. Enormemente. No ya por el resultado concreto ( habrá que ver números de votos absolutos) pues la subida de 4 escaños es realmente extraordinaria, sino sobre todo porque ha quedado demostrado que si el PP es fiel a sus ideas y retorna a lo que es, con tranquilidad, seriedad, convicción e inteligencia, el hecho de que PxC llegue a los 80.000 votos, o Ciudadanos incluso suba, no le merma ni un solo apoyo. Tanto unos como otros beben en la abstención o en la izquierda no nacionalista, y ayuda al PP a conformar un discurso distinto y más claro a los ojos de sus votantes, simpatizantes, y en general, al resto de los ciudadanos.

Un abrazo a todos. Se acabó la noche electoral para mí. Mañana, vuelta al tajo, con más ilusión.

Nos espera el derby.

Anuncios