Etiquetas

,

Hoy, 21 de septiembre de 2010, Día Internacional de la Paz. Los españoles nos desayunamos el día de la Paz con eso de que “la foto es lo más importante”. No. Nunca una foto ha sido lo más importante. Lo importante es siempre lo vivido, lo sentido, lo que está detrás, más allá, o incluso dentro de una foto. No. Nunca una foto es lo más importante. Huelgan comentarios. La frase es muestra de vacío. Sin valores. Sin nada que aportar.
Conviene recordar, sin ponerse tremendistas, que la paz no es la ausencia de guerra. La ausencia de guerra es sólo un envoltorio más o menos bonito que puede esconder los odios más acerados, las venganzas más frías, las envidias más, como decíamos de pequeños, cochinas. La ausencia de guerra es muchas veces, el engaño. Puede que no haya guerra, pero sí violencia. Luego no hay paz. La paz no es sino el resultado de la justicia, definida ya por S. Agustín como la tranquilidad en el orden.
La existencia de orden presupone unos valores, una jerarquía, unas interrelaciones y unos límites. Lo importante no es la foto. Lo importante es la justicia y la verdad.
No hay paz cuando se cede al chantaje.
Nunca la injusticia, el desorden, la mentira, la cobardía, el engaño, la envidia, trajeron la paz. Aunque no hubiese guerra, momentáneamente. Día Internacional de la Paz. La Paz no es la foto. La Paz es lo que está detrás de la foto, la vida vivida, la justicia justa, la verdad verdadera. Reiteraciones.

Anuncios