Etiquetas

, , , ,

Hace unos días colgaba en este blog la foto de la muerte de Viriato, a manos de Àudax, Ditalco y Minurus. Éstos, que habían sido enviados por el campeón hispano a firmar la paz con los romanos, aceptaron el soborno de Marco Pompilio Lenas, y lo asesinaron vilmente. Al parecer, cuenta la historia, cuando volvieron a reclamar su recompensa, Escipión ordenó su muerte mientras les espetaba que Roma no paga traidores.

La frase truena, me atormenta diría incluso, desde hace semanas. Roma no paga traidores. El traidor, por desleal o por faltar a la fidelidad que es debida, actúa confiado en obtener algo para sí. La traición, la deslealtad son frutos del egoísmo y de la soberbia. Vivimos tiempos de grandes deslealtades. No olvide el desleal que Roma no paga traidores, y que aquéllos en quienes confían les recompensarán, no dudarán en darles muerte, cunetazo, paseíllo.

El Tribunal Constitucional con su indigerible sentencia mantiene la vigencia de una norma que atenta contra los más elementales principios políticos y juridicos que vertebran España como Nación y como Estado, haciendo equilibrios, traicionando su propia doctrina. No obstante, el separatismo sale a la calle a reclamar autodeterminación e independencia. El Presidente de la Generalidad se pone al frente de la manifestación aun siendo el representante del Estado en Cataluña. Los manifestantes le insultan y agreden. Hoy se anuncia en las Cortes Generales que se estudiará la posibilidad de eludir las inconstitucionalidades declaradas por el TC mediante otras reformas legales. Los manifestantes dicen que desde el Gobierno de la Nación se nos aboca a la independencia…

Roma!

Anuncios