Etiquetas

, , ,

Define la Real Academia Española el término sofisma como la razón o argumento aparente con que se quiere defender o persuadir lo que es falso. Rudyard Kipling en su famoso poema “If” nos dice que seremos Hombres si logramos que se sepa la verdad que hemos hablado a pesar del sofisma del orbe acanallado.

La sentencia del Tribunal Constitucional toma cuerpo sustentada en un argumento falso, fruto del enjuague, el pactismo y el mal entendido consenso. El consenso, si es incierto o falaz, resulta el mayor de los males en un sistema democrático pues dota al sofisma de una apariencia de certeza casi indestructible basada en el principio de la dictadura de la mayoría.

Transcribo literalmente el tenor del fallo del TC:

“FALLO

En atención a todo lo expuesto, el Tribunal Constitucional, por la autoridad que le confiere la Constitución de la Nación Española,

Ha decidido

Estimar parcialmente el recurso de inconstitucionalidad planteado por más de cincuenta Diputados del Grupo Parlamentario Popular contra la Ley Orgánica 6/2006, de 19 de julio, de reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña y, en consecuencia,

Declarar que

1º Carecen de eficacia jurídica interpretativa las referencias del Preámbulo del Estatuto de Cataluña a “Cataluña como nación” y a “la realidad nacional de Cataluña”

¿Cómo se explica que el Tribunal Constitucional, cuya autoridad reconoce que procede de la Nación Española permita que la afirmación de que Cataluña es nación permanezca en el texto? Sólo desde el argumento falaz es posible.

El término Nación como concepto político constitucional se asimila o se halla vinculado al de soberanía, y ésta tiene entre sus caracteres el de la unidad y la plenitud, porque soberanía es Poder, y el Poder en sentido último debe ser uno y no es divisible.

 Es decir, si hay una Nación española que atribuye autoridad al TC no puede haber, dentro de la misma, una Nación distinta en términos políticos. Por ello es irrelevante que el TC prive al término de eficacia jurídica interpretativa, porque mantiene su eficacia política – que es más profunda y letal  para el mantenimiento de la indisoluble unidad de la Nación española.

Un sofisma terrible. Un sofisma puro. Para persuadirte de lo que es falso, argumento lo contrario, porque me conviene o conviene a los que me debo…

Otro sofisma, porque los magistrados del TC sólo se deben a la Nación española, a la Ley y al Derecho.

Anuncios