Etiquetas

Hacía mucho tiempo que no me sonreía e incluso reía abiertamente con un libro. Hacía mucho tiempo que no levantaba la vista en el tren para – con un poco de vergüenza – cerciorarme de que ninguno de mis vecinos en el viaje ha caído en la cuenta de que me estoy riendo como un niño tonto. Extraordinaria novela de G.K. Chesterton que nos traslada a un mundo de fantasías, leyendas y misticismos radicados en la cruda realidad histórica de la Inglaterra moderna.

Ironía y sátira alcanzan la expresión de un género. El gigantón irlandés Patrick Dalroy y un tabernero inglés, Mr. Hump, o M. Pump se lanzan en un viaje por Inglaterra con un queso y un barril de ron tras la prohibición de consumo de alcohol en el país. La prohibición no es sino una medida más de entre las que adopta Lord Ivywood, líder del partido en el gobierno, movido por su vocación de cambiar el mundo y su extraña admiración por el Islam.

Frente al irracionalismo racionalista de Lord Ivywood entregado a la sumisión al islam, los protagonistas de la historia se sobreponen, vencen y convencen, con ironía, alegría, respeto a las costumbres, sentido común, respeto a la libertad individual, sincero y humilde sentido religioso de la vida; tomando, al fin, las calles, en un revuelta popular por la defensa de la tradición y la persona.

Fácil de leer, es una novela larga, pero no pesada; que nos sumerge en un mundo fantástico, como de cuento infantil, donde el protagonista arranca árboles de cuajo, los coches no repostan, las farmacias son licorerías, y los inmorales se hacen ricos poniéndole leche al agua, viviendo en la paradoja y lo mágico.

Gran lectura, amigos!

Anuncios